Juan Ramón Rallo – Liberalismo: Los 10 principios básicos del orden liberal (5)

Principio #5: Autonomía Contractual (La Libertad también comprende el derecho a obligarse en favor de terceros)

Denominada también como libertad contractual, la autonomía contractual es el derecho que cualquier individuo tiene a obligarse a establecer o no (a travès de un acuerdo contractual) en favor de un tercero, es decir, la libertad contractual permitirá que cada individuo cree derechos positivos o negativos en favor de otros individuos, ¿y por qué? porque al establecer contratos, los individuos aceleran las posibilidades para lograr los objetivos enmarcados en sus diversos proyectos vitales, ya que sin la posibilidad de que las personas puedan generar contratos voluntarios entre partes, cada individuo tendría dificultades más complejas al momento de cumplir con los objetivos enmarcados en sus proyectos vitales, y es que la cooperación en el fondo requiere de contratos voluntarios entre partes.

El derecho negativo de la libertad, esto es, el evitar que terceras personas impidan a uno seguir sus propios proyectos de vida, puede ser visto como un caso particular (non facio ut non facias ) de entre los diferentes términos que pueden darse en un contrato, como y tal como Rallo cita a Bastiat, pueden existir diversos tipos:
– Do ut des (Te doy algo para que tú me des algo)
– Do ut facias (Te doy algo para que tú hagas algo)
– Facio ut des (Hago algo para que tú me des algo)
– Facio ut facias (Hago algo para que tu hagas algo)
– Do ut non facias (Te doy algo para que tú no hagas algo)
– Facio ut non facias (Hago algo para que tú no hagas algo)
– Non facio ut facias (Dejo de hacer algo para que tú hagas algo)
– Non facio ut non facias (Dejo de hacer algo para que tú tampoco hagas algo)

Adicionalmente, el poder de negociación que pueda haber entre las partes surge por el mayor interés de llevar a cabo el contrato por alguna de las partes.

Finalmente, y cerrando con las palabras de William Graham Summer :
“Una sociedad basada en contratos es una sociedad de hombres libres e independientes, los cuales establecen lazos entre sí sin estar obligados a ello, y cooperan sin vergüenza ni intrigas de por medio. Por consiguiente, una sociedad basada en contratos proporciona el mayor de los espacios y la mayor de las oportunidades para el desarrollo individual , para la autosuficiencia y para la dignidad de los hombre libres. Esa sociedad de hombres libres, que cooperan mediante contratos, sería de lejos la sociedad más cohesionada que jamás haya podido existir”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s